lunes, febrero 13, 2017

La cueva

Hay tanta desesperación en esta cueva azul y blanca...
En ella soy vida y soy muerto;
soy fantasma y temo al tiempo.
Hay tanta desesperación en mis hondas entrañas,
¿qué es, piritrompa, tara misma en gestos superpuestos,
óxido del filtro en que llega el futuro?
Desesperación, desesperación. 
El amor que se va. 
Las guitarras y los sintetizadores rajando el cielo gris. 
La fracción de segundo de ahogo reventando de felicidad. 
La música que me estrangula. 
El exceso de toda tú y sepultándome, todos los pretéritos del mundo. 


viernes, septiembre 30, 2016

Entra septiembre y con ella nuevos aires. Algunos engarzan nuevas ocupaciones a su ir y venir por el mundo, entreven nuevas posibles lecturas o espectáculos y confían en casar sus viejas camisas a los recién estrenados paisajes. Otros acuden a sus rituales con reactualizada energía, con más imaginería y la misma observación limpia y viva. Parece que septiembre hace bien su trabajo, abre la ventana, saca la basura y deja espacio en la pieza para otros bailes. Si bien es cierto que un guijarro o  un cascarón de lata quedan indiferentes al llegar ufano de las estaciones, las cosas vivas reaccionan a su voz, y a septiembre le cuesta poco encontrarle motivos a las células a que sigan avanzando, mágicamente.

sábado, agosto 13, 2016

Carta abierta

Soy un jodido ente único, una persona, un concepto, un ser, una noxa, un monómero... lo que sea pero uno. Tengo tiempo de recomponerme, de redefinirme. Y joder, tengo fuerzas para hacerlo. Tiene que quedar aquí escrito porque he estado a punto de cerrar el blog y hacerlo desaparecer de la URL. Y todavía está renqueante. Pero si algún futuro puede tener, pasa por mi conciencia de no ser parte de nadie más que de mí. Sé que es la primera vez que escribo algo tan directo por aquí, era algo que me tenía prohibido hacer, pero puesto que la vida del blog está pendiente de un hilo, la ocasión lo permite.

Quizá sea yo la única persona del mundo a la que este blog le importe de verdad. He sufrido mucho en él y por él, y también he estado muy orgulloso. Ahora todo se tambalea y entra en duda, los cimientos tiemblan y todo lo que reboloteó en torno a él son recuerdos dudosos que parece que nunca llegaron a ser verdad. Pero no hay tal, en realidad. Empecé yo solo escribiendo aquella rabiosa y ambiciosa entrada, era yo y nadie más. Y a ese tipo sí lo reconozco. Por lo demás no hay que tenerle miedo al futuro. Sigo siendo yo, solo que crecido, con mucha más experiencia y más conocimiento. Todo eso puede ser igual a poca cosa, pero sigo siendo yo.

No sé qué voy a hacer con el blog. Si soy yo el único al que le pareció que lo que aquí escribí merecía la pena, no sé si debiera seguir. He dado lo mejor de mí aquí.

Sea como fuere, agradezco infinitamente a todos aquellos que se pararon a leer algo de lo que aquí hay escrito. Gracias.

jueves, julio 14, 2016

martes, julio 05, 2016

viernes, junio 10, 2016

SILENCIO

como un árbol cortado por el tronco.

sábado, mayo 21, 2016

Un hombre

Un hombre entra a su apartamento y, acercándose al lienzo en blanco que descansa sobre el caballete que hay en el centro de la habitación, con una navaja le hace un corte de arriba a abajo.

Un hombre descubre que ahoga psicológicamente a las personas de alrededor proyectando sus exigencias morales, y extirpa ese rasgo de personalidad. Lo desprende. Lo borra. Se libra de él.

Un hombre hace algo. Verbo y complemento.

------------------------------------------------------------------

Un hombre ama una hoja que tiene un rayo de sol que tiene un objetivo reflejándole que tiene una cámara detrás que tiene una mujer escondida.



Un hombre se deshace y entonces nada y todo sigue.

 

domingo, mayo 15, 2016

Corre, poeta, corre.

Tú, poeta: tras preguntarle al yeso de los muros, ¿qué harás con sus respuestas? ¿Pasearás con frasquitos de humedad en los bolsillos? ¿Compondrás versos sobre el gusto de la arena tras el reloj del ayuntamiento? Corre, poeta, corre, aráñate con las espinas de las callejuelas, preséntate siempre con zapatos de pisar charcos, desnúdate de tripas a fuera, fuma, quiere siempre. Quiere siempre.

...

Ayer, me quedé sin ti enlazando flores.

Y fue miserable.

jueves, abril 28, 2016

Adiós, Psiquiatría

Adiós, Psiquiatría. Nos veremos en la próxima parada.

lunes, abril 25, 2016

En la muerte no hay libertad. Hay nada. Y sobre la nada sobran todas las palabras del mundo. La nada es muda, ciega, inanimada, no piensa, no siente, no razona. Solo nada. No hay tranquilidad, no hay belleza, no hay música, no hay lágrimas, no hay melancolía, no hay esperanza. NO HAY NADA.

lunes, abril 18, 2016

Seguir

¿Qué ando buscando todas las noches en vela? ¿Por qué esa resistencia a sucumbir al sueño?
Pregunto porque ya sé la respuesta. Un camino, ahora que estoy varado en el área de descanso. Recurro al silencio de las horas oscuras porque es en esos momentos que dejo libre al caballo encabritado esperando que su pasión me arrastre al camino correcto. Me creía únicamente ocioso, pero mi maldito yo siempre está buscando, enfermedad platónica terminal que se retuerce en momentos calmos. Pero, ¿tan desordenado me encuentro? No, nada de eso. Me sientan mal los limbos, y ya. Lo bueno queda donde se disfruta, en las entretelas. Lo otro sale por no ulcerarse, viaja en nervio y acaba en danza muscular. Es ley en poesía. La justificación de las letras. Lo que nunca hiciste bien.

Sé el camino a tomar pero tengo miedo e invento excusas inconscientes. El miedo… siempre refractando las ideas, torciéndolas, creando dudas ficticias. Moriré batallando contra el miedo, estoy seguro. Pero lo difícil, reconocer que es esa y no otra la verdadera y eterna batalla, ya lo he hecho. Me queda ese consuelo.

viernes, febrero 12, 2016

El efecto mariposa

Cuando todo terminaba, cuando todo acababa para volver a empezar de nuevo yo. Cuando desembocaba el río y yo me sentía ya huérfano de la cárcel y perdido frente al futuro. Cuando el determinismo del mundo me señalaba como su obra acabada y presta a engrosar filas, una vieja mariposa se cruzó en mi camino...

------------------------------------------

La mariposa traía los colores, traía la belleza de la tierra mojada, traía las letras arrancadas del pecho, traía las lágrimas de alegría que brotan de empalmes de besos.

La mariposa traía los trozos de mí mismo que fui abandonando por el camino. Y cuando los tomé, todos tenían el reflejo de sus alas tatuado.

----------------------------------------

Ahora la cabeza me da vueltas, y una y otra y otra vez me pregunto si podría llegar a ser pecado sentir tanta felicidad junta. Porque estoy enamorado de una mariposa que batió las alas a miles de kilómetros y ha conseguido poner mi alma patas arriba.