domingo, noviembre 02, 2008

La verdaderas personas que merecen la pena

Mi maestro: los tipos de la tele, mi trabajo: ganar dinero, mi pasatiempo: comprar cosas

Mi maestro: el egoísmo, mi trabajo: el egoísmo, mi pasatiempo: el egoísmo.

Rastrero sentimiento brotado de las entrañas del ser humano. Unánime amo de nuestras vidas, sin el cual seríamos perros en el fango. Ambición y selección natural: somos demasiados y hay que luchar por lo Nuestro. Mío, tuyo, suyo. La meta es ser rico, la meta es ser poderoso, la meta es ser el mejor.

¡pudríos todos! ¿y qué me queda a mí que detesto el egoísmo?¿y qué le queda a mi alma que de ver la misma mentira mil veces repetida ya casi la ve verdad? ¿Donde están mis sueños, donde la cordialidad, donde la amabilidad, donde el maravilloso desprendimiendo de uno mismo para con la persona querida?

------------------------------------------------------------------------------------

Gracias a aquellos que hacen que me equivoque. Gracias a aquellos que me devuelven la vida al devolverme la esperanza.
¿bondad? sí, bondad, en medio de todo, palpitando en corazones modestos, sin publicidad, sin tronos. Las verdaderas personas que merecen la pena.


Wish you Where Here.

Gracias.

3 comentarios:

M. Watanabe dijo...

Aunque tu comienzo es duro, tu final esperanzador. Debes ser afortunado si tienes a tu alrededor gente que te inspira de esas palabras.
Pero no juzgues duramente. Hoy día es dificil no ser egoista. Y como dijo un hombre que no sabía lo que se le venía encima: "Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra".

Anónimo dijo...

Bonito disco,¿quién es el maravilloso(además de atractivo) hombre con alma de niño y cuerpo de pecado qué te lo regalo?..

P.S=Eres el tipo más duro qué conozco.

manu dijo...

Discazo! Es duro pero la verdad es que poquísima gente merece la pena.

Un saludo, George