martes, marzo 06, 2012

Qué maldito,

reloj que come,

cuerpo que cae,

mente que ase,

asideros de viento.

2 comentarios:

Anouk A. dijo...

Ay, las muelas implacables del tiempo...
qué bueno el poema :)
abrazos!

Roberto Pinos dijo...

Parlarem de aixó.